Mahide
 
   
 

.

 
 
METAL
ALFARERÍA MADERA ARTESANÍA TEJIDO ARTÍSTICO

 

Campanas, camas, cencerros, calderos, jarros, rejas, candiles, faroles...

 

Campanas. La dedicación, el metal y el fuego son importantes para conseguir el sonido cristalino y sonoro que durante generaciones marcaba el paso del tiempo y los acontecimientos de los pueblos: toques a misa, a concejo, cuando hay fuego, toques para alejar tormentas.... Volteo de campana.... Repicar...

                     

 

Braseros de carbón, con su base de metal y una especie de medio círculo de alambre que lo cubre. A su lado no falta la ........., espumadera para remover las brasas.

  Calderos. Cubos metálicos.

  Asador de castañas. De estructura redondeada, metálica, con mango, para asar castañas al fuego, colgado de las llares.

  Tenazas. De metal, para remover el fuego y colocar los maderos.

Potes. Enteramente de metal, con panza y tres patas y una tapadera con asa.

 

 

 

 

 

 

 

 

  Llares. Cadena de gruesos eslabones que cuelga chimenea abajo, y que lleva un gancho cercano al fuego. En el se cuelgan calderos, potes, calderas, etc, para calentarlos y cocinar.

  Estrévedes. Utensilio circular, de hierro con patas sobre el que se colocan cazuelas para cocinar a la lumbre.

Candil. Era muy utilizado para la iluminación. Se colgaba y llevaba un depósito con aceite o petróleo y una mecha.

  Farol. También se cuelga y tiene depósito y mecha, pero es cuadrado y tiene cristales. También los había para  velas.

  Palmatoria. Especie de plato con un hueco para la vela y un asa para coger y poder ir de un lugar a otro sin quemarse y sin derramar la cera.

 

          

    

Picaportes. En las puertas hay espléndidas obras de arte de los herreros. 

Picaportes, llamadores, cerraduras, etc, forman una muestra muy variada de filigranas en hierro hechas en la fragua, a golpe de martillo.

Se pueden encontrar desde rectángulos de hierro en torno a la cerradura, llegando a cuidados trabajos en el tirador y picaporte.

 

 

 

 

 

 

 

 

Artesanía
Malu
© Mahíde