Mahide
 
   
 

.

 
 
FUENTE CLARA
LEYENDAS SIERRA DE LA CULEBRA RÍO ALISTE VIGA ATRAVESADA

 

 

Esta es la historia de una muchacha rica y un chico, hijo de un molinero. El muchacho trabajaba duro para llegarla a merecer. Se querían, pero a él lo obligaron con amenazas a irse del pueblo. Antes de irse fue al molino y grabó a burel sobre una roca de la que manaba una abundante fuente los siguientes versos:

Fuente Clara, Fuente clara

con mis labios te manché.

Por eso ya nunca digo

de este agua no beberé.

 

Años después la chica se casaba con un rico mozo. 

El día de la boda un buhonero pasó por el pueblo vendiendo quincalla. 

El novio era rico y fanfarrón y comentó en la cantina que a su boda estaban invitados hasta los buhoneros. 

 

 

El forastero se dio por aludido y dijo: “ Poco mérito es ese en alguien que presume de hacienda. Queda por ver si puede presumir también de novia”.

 El novio, que lo oyó dijo: “ Con tus propios ojos lo podrás comprobar, porque mañana haré que ella misma te sirva el vino de la tradición”.

Y dicen que en el medio de la fiesta, con los regalos, la música y los vivas, al repartir el vino los recién casados, buscó el novio al forastero: “Sírvele tú misma. ¿No querías verla con tus propios ojos? Aquí la tienes”.

“Eso quería. Y ahora que la veo no diré nunca de este agua no beberé”.

La novia también reconoció a su verdadero amor, y dejó caer a sus pies el ramo de novia.

Los parientes del novio buscaron al buhonero pero ya se había ido. El ramo de la novia apareció entre los ofrecimientos de la Ermita de la Carbonera Vieja.

Leyendas
Malu
© Mahíde