Mahide
 
   
 

.

 
 
FAUNA
LINCE LOBO ZORRO

 

 

 

Entre los jirones del cielo, un rayo de sol lame las peladas laderas de la sierra. Y en el horizonte los brezales en flor...

El cereal plantado, ya joven, verdea los suaves perfiles de la tierra. Arañazos de lluvia modelan los tesos.

La Castilla húmeda incorpora a su magia de brumas y verdor, los picos de las sierras.

El latido de las estaciones arroja sobre nuestros campos polvo de arco iris.

El suelo bajo los robles se abriga con sus hojas caídas en el otoño, el cual envuelve con voluptuoso carmesí y cálidos amarillos el paisajes. Los frutos de esta época del año invitan al pecado vegetal.

A veces el paisaje puede provocar en el ánimo del viajero una sensación profunda de eternidad, en la que hay un perezosos y luchador río que ha ido tejiendo el futuro, configurando su camino a dentelladas, cavando profundos barrancos, todo bajo la mirada de especies protegidas.

El viajero paseará bajo la distraída atención de un paisano ajeno a las prisas de la vida moderna.

Las sierras mantiene un turbante de nieve y nubes. La niebla las enrolla.

El reino animal es un rico patrimonio en nuestra tierra.

El relieve, el paisaje y la variedad de vegetación son el hospedaje para una fauna envidiable.

Paseando por los bosques y caminos es posible asistir al teatro de calle más espectacular y sorprendente. En el rincón menos esperado un ser vivo representa su paso por la vida.

La vida con plumas bulle entres las tierras en barbecho, entre el cereal y también entre pinos, robles, castaños... Las riberas se convierten en una sinfonía de cánticos y piídos...  Y entre el trigo reclama la perdiz, y otras pesadas aves levantan el vuelo...

El lobo. Hace falta una eternidad para alcanzar tanta fuerza y astucia. Junto a él el zorro, la garduña, la jineta...

 

LA FAUNA

 Las especies animales que protege la Sierra de la Culebra son:

·          Rapaces nocturnas: el búho real.

·          Rapaces diurnas: águila real, águila culebrera, águila calzada, halcón común, alimoche, aguilucho pardo y aguilucho cenizo.

·          Mamíferos: lince, gato montés, nutria, tejón, garduña, jineta y comadreja.

·          Reptiles: víbora, culebra bastarda y lagarto ocelado.

·          Caza mayor: ciervo, lobo, corzo y jabalí.

·          Caza menor: zorro, liebre, conejo, perdiz roja, codorniz, paloma torcaz, tórtola y zurita.

Por los ríos alistanos se encuentran truchas, bogas, lucios y nutrias, q aunque en escaso número se solazan en los arroyos.

       

 

  • El lobo: el sabio mudo.

La noche es el refugio del lobo por excelencia.

Los lobeznos encuentran en la noche la libertad, pues salen de la guarida la caer la tarde. Los padres deambulan cerca, buscando comida. Las presas más fáciles es el ganado: ovejas y terneros jóvenes.

Así llegan las temidas lobadas, los ojeos del hombre, las batidas.

Para los ganaderos, el lobo es cruel, es dañino. Los ecologistas dicen que es un sostén de la fauna, que hay que protegerlo, y la administración debe valorar y tasar los daños y perjuicios que el lobo causa.

Los habitantes de la Sierra de la Culebra han  asumido la convivencia entre el patriarca y sus causas... La abundante caza hace que el lobo permanezca entre la espesura, sin la necesidad de acercarse a los poblados.

Se alimentan de reses y animales que mueren que los guardas forestales llevan a comederos controlados.

Han pasado miles de años, y los dos depredadores de siempre, hombre y lobo, aún mantienen su relación de odio.

Es tal la leyenda que pesa sobre él, que aunque se eliminase del medio natural, no ocurriría lo mismo con la imaginación.

La vida animal está acechando, con reflejos veloces y pasos de terciopelo... Otros  viven en alerta, con músculos tensos y movimientos precisos y elegantes como el ciervo y el corzo.

No hay amanecer que llegue sin que la vida asome para dejarse acariciar por la luz...

La noche se sorprende con los vuelos enigmáticos de los murciélagos, el sigilo de búhos y la perfección de las lechuzas.

 

Medio ambiente
Malu
© Mahíde