Mahide
 
   
 

.

 
 
SEMANA SANTA
MACHORRO PATRÓN Y PATRONA REYES FESTEJOS Y JUEGOS TAJUELA FALAMENDRONA

 

 

La Semana Santa en Zamora y provincia ha adquirido un sorprendente relieve social. La Diputación publica quías y folletos sobre la Semana Santa en zonas rurales.

Con ello se ha conseguido que la procesión del Santo Entierro de Bercianos de Aliste pase de lleno y por méritos propios a la mejor literatura etnológica.

 

DOMINGO DE RAMOS

 La tradición consiste en hacer una procesión llevando ramos de madroño, romero y laurel.

 

Acabada la procesión y la misa se suelen colocar en alguna entrada de la casa ( balcones, ventanas ) para que la proteja. Los ramos sobrantes se guardan hasta el año siguiente, que se emplearán, secos y quemados, para hacer la ceniza  para el miércoles de ceniza.

 

JUEVES SANTO

De todos los días de Semana Santa, quizás sea el Jueves Santo el que acumula mayor número de manifestaciones culturales.

En Alcañices, desde 1920, organizan la procesión la Cofradía de la Vera Cruz, sucesora de la Orden Tercera. Entre varias escenas, muestra un crucifijo gótico del siglo XIV, muy arcaizante, seguido de la Virgen Dolorosa, en el momento en que se interpreta el miserere. A la misa del Jueves Santo solía asistir el pueblo entero. Aparte de los actos litúrgicos, cada pueblo ofrece distintas prácticas y costumbres.

Se mantiene la costumbre de llevar cada casa una vela, que se encenderá y colocará bajo el altar que guarda el pan y el vino.

  

VIERNES SANTO

 Las celebraciones de este día están centradas en el entierro del Señor y en la soledad de su Madre.

La celebración estelar de todas las Semanas Santas rurales es la de Bercianos de Aliste. Su fama ha rebasado con justicia nuestras fronteras.

Dicen que esta ceremonia tiene su origen en una antigua promesa que hicieron los de Bercianos al verse milagrosamente libres de una espantosa peste que en plena Edad Media asoló a toda la comarca. Desde entonces prometieron acompañar el Santo Entierro todos los Viernes Santo.

Los actos del desclavamiento del Señor comienzan por la tarde en una explanada que hay frente a la Iglesia. Allí han levantado con anterioridad una cruz con un Cristo de tamaño natural, que a lo largo de todo el año descansa 3en el féretro de cristal en el interior de la Iglesia Parroquial del pueblo.

Se trata de una imagen con los brazos articulados a la altura de los hombros y que así puede tomar las posturas de crucificado o yacente.

La ceremonia se remonta a muchos siglos atrás. La primera noticia escrita data del siglo XVI: una bula pontificia del Papa Pablo III que se conserva en el templo parroquial.

Todos los actos están organizados por la cofradía de la Santa Cruz, a la que pertenece la totalidad de los vecinos de Bercianos.

Su vestimenta es un hábito blanco con capuchón romo. Este hábito es el que les servirá de mortaja el día de su muerte. 

Entre las funciones que tienen los cofrades de la Santa Cruz también hay algunas de carácter humanitario para con los compañeros fallecidos.

En la mañana del Viernes Santo, y en el interior de la Iglesia, los cofrades sacan al Cristo de su urna de cristal y lo colocan en la cruz, que luego clavan en el suelo de la plaza contigua a la Iglesia.

Frente al Cristo crucificado sitúan una imagen de la Dolorosa, de la que sólo se le ve el rostro y las manos tras su túnica y su capa negra. También se sitúa la urna transparente. Por la tarde, a las 16:30, los cofrades, vestidos con su blanca mortaja, comienzan a reunirse en torno a las imágenes.

De esta forma escuchan a un sacerdote que pronuncia un sermón sobre la pasión y muerte del Señor, subido a un púlpito negro.

“ Un anciano lugareño, revestido con la capa parda alistana contempla con compasiva reflexión el cuerpo acerado de Cristo muerto, viejo farol de ánimas, pendón parroquial con crespones negros... y al fondo los campos de soledad y sollozos castellanos, áspera tierra y fuerte espíritu ”.

Ascendiendo por dos escaleras desclavan las manos de Cristo, al que sujetan con un lienzo blanco. Caen los brazos y las piernas  y la imagen es recogida con sumo cuidado y devoción por los cofrades de la Santa Cruz, que colocan el cuerpo de Cristo, cubierto por una sábana tan blanca como sus hábitos, en el féretro transparente.

De esta forma comienza la sobrecogedora procesión del Entierro.

Estandartes y crespones negros, dos faroles y una cruz abren paso al féretro, que es portado en andas por los cofrades. Tras él, inconsolable, va la Virgen Dolorosa y una impresionante comitiva de hermanos que marchan en fila con sus fantasmagóricas vestiduras blancas, portando hachones de cera.

También los ancianos del pueblo con largas capas pastoriles y con velas ascienden hacia el Calvario como si fuesen a enterrar a algún amigo conocido.

“ El andar acompasado de sufrimientos al compás de una letanía, rumores de votos de oraciones en latines de sacristía... Miserere mei Deus... Viernes Santo, dolor en el alma... campanas de la torre en silencio “.

Llegados al Calvario, la comitiva se detiene ante las tres cruces de piedra. Descansan en el suelo el féretro con el cuerpo de Cristo, la Cruz y la Dolorosa y entonan oraciones y “misereres”.

“ La Cruz profesional descansa sobre una de las cruces del Calvario. Cantan “Las cinco llagas” hombres de blanco y mujeres de negro y los ancianos con la capa parda “.

Después retornan al pueblo en la misma y fantasmal compañía de cofrades con sus mortajas, portando velones.

La procesión concluye en el templo, y una vez depositada su valiosísima carga en el lugar donde descansa durante todo el año, los cofrades de la Santa Cruz, que consideran que su función ha terminado, van despojándose de sus capuchas blancas romas.

La noche del Viernes Santo culmina con la procesión nocturna de la Soledad. Es la procesión sentida y vivida con mayor hondura por las gentes.

También se realizan vía crucis, portando el Cristo cantando  y rezando durante las diferentes estaciones, paradas de Jesús hacia el Calvario.

 

SÁBADO SANTO

Este Día se realiza el rito popular del fuego.

 

Se realiza una hoguera, la cual bendice el sacerdote y en ella enciende el Cirio Pascual, Símbolo de la resurrección del Señor, de él encienden sus velas los feligreses.

 

Otro acto de esta noche es el rito litúrgico del agua. Una vez bendecida en al Pila Bautismal, se vuelven a formula las promesas del Bautismo. La costumbre que predomina es llevarse un poco de esa agua bendita a las casas, bendiciendo huertos, casas, animales, etc.

 

 

DOMINGO DE RESURRECCIÓN

En este día lo más típico es la procesión del encuentro entre Jesús resucitado y su Madre.

La ritualidad es muy expresiva : venias, pendones, cambio del manto de la Virgen, repique de campanas, cánticos, etc.

Después del encuentro, en plena calle, se cantan o recitan las tradicionales aleluyas o  loas de Resurrección.

En algunos lugares se conserva aún la costumbre del Ramo de Pascua.

Las letra que se utilizan para esta ocasión son de lo más poético y emotivo. Ejemplo de Bercianos:

 

                        “ Ya sale el sol con sus rayos

                        por entre riscos y peñas

                        a darle los buenos días

                        a la Soberana Reina.

                        Ya cantan los pajarillos

                        en tiempo de primavera,

                        porque ya ha resucitado

                        el Señor de Cielo y Tierra “.

 

                        “ Levántese el auditorio

                        y siga la procesión,

                        cantando el “Regina Celi”

                        y alabando al Redentor “.

RESURRECCIÓN MAHIDE

 

VIRGEN: Salid María del templo,
echando la bendición
Para que con ella andemos,
Virgen, la Resurrección.

VIRGEN: La Resurrección de Cristo,
la Resurrección del alba
La Resurrección de Cristo,
en buena hora sea dada.

VIRGEN: Ya cantan los pajarillos,
es tiempo de primavera
Porque ha resucitado
el señor de cielo y tierra.

VIRGEN: Ya sale el sol con sus rayos,
por entre riscos y peñas
A darle los buenos días
a la soberana reina.

VIRGEN: Ya cantan los pajarillos,
es tiempo de primavera
Porque ha resucitado
el señor de cielo y tierra.

HIJO: ¿Dónde vais, paloma blanca,
rosa de Alejandría?

VIRGEN: Voy en busca de mi hijo,
el hijo del alma mía.

VIRGEN: Me parece que lo veo,
y que lo voy a encontrar
Si es aquel que resplandece,
por la calle viene ya.

HIJO: ¿Dónde venís, madre amada,
afligida y sin consuelo?

VIRGEN: Voy en busca de mi Hijo,
que ha bajado de los cielos.

HIJO: Habéis de saber soy yo,
ese Hijo tan amado
Que vengo resplandeciendo,
aunque me crucificaron.

VIRGEN: Acércate, Hijo mío,
acércate aquí a tu madre
Que naciste Niño Dios,
de mis entrañas virginales.

HIJO: Ya me acerco, madre mía,
me arrodillo a vuestros pies
En ausencia y en presencia,
veo que mi madre es.

VIRGEN: Buenos días, hijo mío,
¿dónde te habías perdido?

HIJO: En la calle "La Amargura"
me prendieron los judíos.

VIRGEN: Levántate, hijo mío,
levántate ya del suelo
Que se me quitó la pena
y ya me vino el consuelo.

HIJO: Ahora que llegó el consuelo
y de gozo la alegría
Triunfante subo a los cielos,
con mi madre en compañía.

VIRGEN: Yo pasé muchas fatigas
cuando te andaba buscando
En la calle "La Amargura",
por ti andaba preguntando.

HIJO: Quitad, Madre, el manto negro
y poned el de las flores
Que he resucitado yo,
el señor de los señores.

VIRGEN: Hijo, ya lo voy quitando,
porque ya llegó la hora
De verte resucitado,
¡Oh, dulce Rey de la Gloria!

HIJO: Quitad, madre, el manto negro
y poned el de alegría
Que he resucitado yo,
vuestro Hijo, Virgen María.

VIRGEN: Hijo de mi corazón,
sufriste grandes dolores
Por querer salvar las almas
de todos los pecadores.

HIJO: Madre de mi corazón,
yo quise ser enclavado
Por querer salvar las almas
de todo género humano.

VIRGEN: El día de Viernes Santo,
expiraste en una cruz
Resucitaste glorioso
¡Oh, mi dulce Rey Jesús!

HIJO: Sí, señora y madre mía,
me prendieron en el huerto
Me coronaron de espinas
y vengo resplandeciendo.

VIRGEN: Hijo mío de mi vida,
cuánto resplandeces tú
En esas andas de flores,
¡Oh, mi dulce Rey Jesús!

HIJO: Yo vengo resplandeciendo
como la rosa y el lirio
Y por Rey me coronaron
a gozar del cielo empirio.

VIRGEN: Estrella de la mañana,
claro sol de mediodía
No dejéis perder las almas,
que es la prenda más querida.

HIJO: No las dejaré perder,
cariñosa madre mía
Las llevaré al Santo Cielo,
aquéllas que fueren mías.

TODOS: Arrodillémonos todos
y hagamos oración
Rezando todos un Credo
delante del Redentor.

TODOS: Levántese el auditorio
y siga la procesión
Cantando el Regina Coeli
y alabando al Redentor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Festejos y juegos
Malu
© Mahíde